lunes, 9 de enero de 2012

~ De extranjeros va la cosa ~

   Ya sea por ignorancia, porque lo vemos de otros, o vete tu a saber porque será, pero muchas veces tenemos manías a la hora de hablar con extranjeros o de observarlos. Como podemos encontrar tantas, como tipo de personas, he escogido 6 ejemplos, más que nada porque me gusta el número.




-Hablar alto y vocalizar o intentarlo.¿No nos damos cuenta que no tienen ningún tipo de problema auditivo?
-Hacer señas corporales repetidas veces, que en realidad no sirven de nada.
-Reírnos al ver como repiten las preguntas ya que no entendemos,confundiendo asi a la otra persona.












-Coger palabras de nuestro idioma y colocarle terminaciones del otro idioma. Una especie de splanglish pero a veces más rebuscado.
-Mirarlos mal por su forma de vestir. La típica persona que va con playeras y calcetines, que ha tomado mucho el sol, que van con ropa que consideramos rara. 
 -A verlos, pasar directamente de ellos, aunque nos hablen. Esta es la que más gracia me hace porque así se deja mucho que decir de la gente de un lugar cuando alguien nos visita.


   
   Pensemos por un momento que somos nosotros los que vamos a un lugar donde no sabemos el idioma y nos pasan esas cosas. No creo que a nadie le agrade que básicamente se rian en nuestra cara aunque no lo comprendamos. No seamos tan "malos" con los que vienen de fuera,que realmente muchas veces son ellos los que nos proporcionan ganancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada